Puerto Sans Souci de Santo Domingo

El Puerto Sans Souci de Santo Domingo

El Puerto Sans Souci y la marina deportiva de Santo Domingo, un complemento indispensable para establecer en la República Dominicana una ruta para navegantes de yates y botes única en el Caribe

República Dominicana

La República Dominicana, por su ubicación estratégica está llamada a ser uno de los centros portuarios más importantes del Caribe, donde los navegantes puenden encontrar atractivas oportunidades de comercio y recreación.

Su capital, Santo Domingo, es la ciudad más antigua del hemisferio occidental ; fue el primer asentamiento de los españoles en América y la primera ciudad contruida y habitada por los europeos en el Nuevo Mundo. Con más de 500 años de historia es hoy una moderna metrópoli que conserva un rico pasado y combina la riqueza de la arquitectura colonial con modernas facilidades que la colocan a la vanguardia del siglo XXI.

El puerto de Santo Domingo está bordeado por una amplia área comercial que ofrece a sus visitantes espacios de tiendas artesanales, restaurantes y bares que hacen de la estadía de los visitantes una experiencia incomparable.

Un lugar de fascinantes contrastes, donde se mezclan lo antiguo y lo moderno, la ciudad y la playa.

La parte inmobiliaria estará compuesta por majestuosas edificaciones de apartamentos y un lujoso hotel cinco estrellas que brindará a sus huéspedes una estadia inolvidable.

La marina deportiva albergará un estilo de vida exclusivo. Un ambiente concebido para un público exigente, acostrumbado a los más altos estándares de servicio. Con capacidad para embarcaciones de hasta 170 pies, siendo un complemento indispensable para establecer en la República Dominicana una ruta para navegantes de yates y botes única en el Caribe.

La amplia experiencia financiera combinada con los conocimientos y los recursos necesarios, asegurará la entrega sin precedentes de lujosas avenidades con un nivel que superará las expectivas de los visitantes.

/

A – Marina Deportiva y Club Nautico ; B – Centro Comercial ; C – Paseo du Puerto ; D – Terminal Portuaria Don Diego ; E – Terminal Portuaria del Ferry ; F – Terminal Portuaria Sans Souci (actual) ; G – Zona Franca ; H – Nueva Terminal Portuaria Sans Souci ; I – Club de Playa Sans Souci ; J – Hotel y Centro de Convenciones ; K – Desarrollo Hotelero ; L – Desarrollo Habitacional (apartamentos) ; M – Areas verdes y monumentaless (a integrar al proyecto) ; N – Paseo Comercial y Zona Franca ; O – Edificio de Estacionamiento ; P – Puente Movil Peatonal.

/

/

/

El umbral a un Nuevo Mundo

El puerto de Santo Domingo está situado adyacente a la Ciudad Colonial, con edificaciones que procuran integrar al atractivo del trazado colonial con modernas edificaciones que permiten a los turistas disfrutar de un experiencia única que mezcla lo antiguo con lo contemporáneo.

El número de cruceros que han elegido a la República Dominicana como destino ideal está en constante aumento. El puerto Sans Souci podrá manejar cuatro naves simultáneamente. La seguridad en sus terminales, el atractivo paísaje que brinda la ciudad a los navegantes y su estratégica ubicación en el centro del Caribe lo convierte en una escala imprescindible.

La Ciudad Colonial

La colonización de las Américas inició y se propagó en este establecimiento inicial, convirtiendo la ciudad de Santo Domingo en punto de partida de esta nueva aventura que comenzó en octubre 1492.

La Ciudad Colonial de Santo Domingo es un área histórica de gran valor para el mundo, fue declarada por la UNESCO como « Patrimonio Cultural de la Humanidad » por ser una de las más importantes reservas culturales e históricas de América. Es además una de las ciudades más ricas en arquitectura de la época colonial española en América. Arquitectura de primacías, Santo Domingo cuenta con las primeras edificaciones del Nuevo Mundo. Así hospitales, iglesias, catedrales, fuertes militares, universidades y casas particulares sirvieron de ejemplo a lo que serian otras ciudades.

Las calles adoquinadas de la Ciudad Colonial evocan el romanticismo de la aquella época, con sus robustas fachadas de piedra, sus pequeños cafés y bares a la orilla del río. De noche la calle de La Atarazana y las plazas a su alrededor toman vida como el sitio de encuentro de residentes y visitantes, ofreciéndoles un entorno inolvidable.

En Santo Domingo los visitantes podrán disfrutar de una mezcla de perfecta comodidad y ocio, de compras y cultura ; todo en un ambiente seguro y hospitalario.

/ /

/ /